•  
  •  

Aura

El Color del Alma

Desde hace miles de años, el hombre siempre ha mostrado su interés en conocer que es aquello que envuelve al ser humano, una energía que rodea el cuerpo, no sólo en el hombre, sino en todos los seres vivos. Desde el antiguo Egipto ya podemos observar como los Dioses y personas importantes eran divinizados a través del aura. Mahoma, Buda y el propio Jesucristo, llevaban una aureola blanca en la parte superior de la cabeza, como símbolo de divinidad.  El aura era una característica exclusiva para cada persona.

El campo de energía humana que recorre el cuerpo físico, es producido por los distintos puntos energéticos que poseemos, a largo de la extensión corporal conocidos comumente como chakras. Esta energía luminosa de espectro ultravioleta, no es de fácil visionado, ni mucho menos perceptible por el ojo humano, exceptuando a todas aquellas personas que poseen capacidades extrasensoriales o alguna facultat de clarividencia. Esta energía puede ser interpretada a través de los colores, que van desde el blanco hasta el violeta.

Esta gama varia su intensidad y fuerza dependiendo de la longitud de onda electromagnética proveniente de los chakras.

No es de extrañar que en algún momento tengamos algún rechazo con algunas personas y a ciencia cierta no sabemos a que se debe, en este caso podremos decir que es el aura, plasmada en energía que irradia de forma negativa hacia los demás.

Teofrasto Paracelso inicia su estudio definiéndonos como esfera de fuego, Franz Mesmer, lo describe como: “energía de tipo electromagnética” , demostrando facultades para la sanación. En 1.911 Kilner, estudioso electricista, encargado del área de electroterapia del Hospital de Santo Tomas en Londres, pudo demostrar la existencia física del aura de los seres vivos. Finalmente en 1920, los esposos Kirlian, descubren la famosa cámara que plasma el aura.

Más tarde tras muchos logros científicos acerca de esta energía vibracional, se tomó como modelo para diseñar nuevas prácticas de los colores, la técnica del aura soma, una técnica inglesa descubierta por Vicky Wall, un método innovador que crea una conciencia de las energías vivas de la luz, para poder construir y proteger nuestro cuerpo a través del color. Sin duda alguna la autenticidad de esta energía ha sido demostrada, pero ¿qué se puede decir de los temas que aún no han encontrado una explicación científica?

Different icons

El Aura y Nuestra Conductas

Modificar nuestro aura es más que posible, nos ayudará a conseguir mejores resultados en todas nuestras decisiones. También los estados emocionales que en algún momento han sido deteriorados, cambiarán con el flujo de nuestra energía interior. [/panel] [panel title=” Significados del Color “]

Con el fin de descubrir las cualidades y beneficios de cada color será de total importancia conocer la representación de cada color y su significado. Como ejemplo podemos señalar que el color rojo, es muestra de energía, al amarillo, capacidad de creatividad, el verde nos habla de tranquilidad y estabilidad, el azul refleja la espiritualidad y el violeta la sanación. Una de las nuevas técnicas existentes que trata de potenciar nuestra energía a través de los colores es el aura soma, que basa sus principios no sólo en los colores, si no además en las situaciones que vivimos en nuestra vida, pues según nuestras vivencias lo calificaremos como aura más alta, más baja o más radiante. El aura como energía modifica otra energía heredada, creando una “energía única” que nos mueve hacia las tres tendencias de los tres colores primarios.

Niveles del Aura

Esta energía, conocida por la cultura Hindú como prana, consta de tres capas, la primera “Doble Etéreo”, donde se puede observar una pequeña franja oscura de un gris claro, a lo largo del cuerpo, ensanchándose en toda la extensión de cuerpo material. Como segunda capa, se encuentra el “Aura Interior” con un grosor de seis centímetros, adaptándose al entorno del cuerpo con una mayor coloración. Esta capa podría variar dependiendo del estado anímico de la persona. Como tercera capa del aura exterior tenemos una capa de ocho a quince centímetros de espesor variando de igual forma el estado físico o psíquico de la persona. Los profesionales dedicados a la percepción del aura señalan dos formas de verla, algunos se poyan en la validación científica (como la cámara Kirlian), y otros a través de la clarividencia. Los conocedores del tema manifiestan que se puede acceder a este nivel de ‘clarividencia’ si llevamos una preparación física y psíquica.

Si desarrollamos esta técnica de forma integral junto al poder de energías, podremos materializar anhelos y conductas en óptimas condiciones, aprendiendo del auto conocimiento, y sobre todo potenciando nuestras cualidades y virtudes, las cuales nos conducirán hacia una mejor calidad de vida.

El Aura