•  
  •  

Tarot y Cabala

El Tarot siempre ha compartido códigos y significados con distintas ciencias esotéricas o estudios de energía mística. Hoy hablamos de la Cábala, conocimientos relacionados intrínsecamente con el estudio del Tarot. La Cábala es una de las doctrinas más practicadas por la religión Judea, sus conocimientos se han extendido a través de los siglos por diferentes partes del mundo, pero su principal auge lo vivió en Francia y España. La Cábala proviene del hebreo Qabbalah, que significa recibir, sus conocimientos se basan en la visión que tuvo el profeta Ezequiel envestido por una tormenta, visión que se entendió como una revelación divina. Para la comunidad Judea, Dios creó el mundo a partir de las letras del alfabeto hebreo, Num, Bet, Alef. Todo este conocimiento sagrado se encuentra reflejado el libro del Torah.

El tarot como se sabe no tiene un punto de partida o un origen reconocido, los seguidores de la raíz hebrea han demostrado incuestionables semejanzas con la Cábala, aunque la historia podría señalar que ambos conocimientos descienden del pitagorismo por la simbología numérica. El Tarot y la Cábala adquieren una estructura constituida en la edad media, reconociéndose así que todos sus conocimientos fueron heredados de los caldeos.

El Tarot dentro de la Cábala representa el diagrama universal, simbolizado por el árbol de la vida, presente, pasado y futuro. Dentro del esquema cabalístico podemos observar a través de las esferas conocidas como sefirot, la composición de los estados de la creación, como la cabeza de Dios, órganos representados simétricamente y la fuerza vital de la creación, de acuerdo al sefirot Dios también posee una parte femenina dentro de su estructura. La estructura de las cartas del tarot es la misma que considera la Cábala, 22 arcanos mayores y 56 arcanos menores. Los 22 arcanos mayores se encuentran representados por los 22 senderos del árbol de la vida, así como como las 22 letras del alfabeto hebreo, letras que dieron origen a la vida, por grandes emanaciones de energías conscientes, lo que los occidentales conocemos como Dios.

Los 56 arcanos menores se dividen en 4 palos, bastos, copas, espadas y oros, relacionados con cada uno de los elementos de la tierra, el fuego, el agua, el aire y la tierra. Estos elementos se encuentran relacionados a su vez con los 4 planos divinos que considera la cábala: el plano divino o mundo de Atziluth, plano de la creación o Beriah, plano de la formación o Yezirah y la acción conocida como mundo de Asiyyah. Dentro de los conocimientos cabalísticos, el Tarot se contempla en 4 niveles de interpretación, el primero habla del tarot como juego de la vida y del arte de la adivinación. El segundo nivel estudia y analiza “la enseñanza de la nobleza”, que considera todas las virtudes del Rey, como ente soberano y gobernante, este nivel es distinguido en el Tarot de Marsella. El tercer nivel de estudio sobre la interpretación del Tarot considera que todo lo que se encuentra en nuestra conciencia, en la mente, es parte de nuestro conocimiento, y desde ahí se dirige toda nuestra energía, pudiendo ser beneficioso para los trabajos de meditación.

En este nivel el trabajo se desarrolla con más profundidad, se define como “paso por el mundo”. Para entenderlo seguiremos al Loco, arcano del tarot, quien realiza un viaje iniciático por caminos desconocidos, punto a partir del que se construye la conciencia a base de la experiencia, en algún momento el loco se detiene por la necesidad de superar pruebas que lo impulsen a aumentar su nivel de consciencia, como lo interpreta la Carta del Colgado. La Carta XIII ayuda a cambiar hábitos y costumbres que impiden continuar el viaje del loco; en medio de todos los cambios desciende a los infiernos como lo representa la Carta del Diablo, llegando hasta el inframundo donde la Carta de la Luna guiará sus pasos en medio de la oscuridad. Nuestro trotamundos finalmente observará la luz y se cargará de energías como símbolo de superación y evolución, así podemos interpretarlo con la Carta del Sol. A esta ruta se la conoce como el Camino del Héroe. Finalmente el cuarto nivel de interpretación del tarot estudia a cada arcano junto a su representación con el árbol de la vida.

Entre ambas ciencias esotéricas existen muchas relaciones de conocimiento oculto. Estudiándolas podemos acercarnos cada vez más a la verdad y ganar riqueza especulativa. Esperamos que este reportaje a modo de resumen haya sido comprendido como la esencia del tarot en la cábala, todos los caminos están abiertos mientras que sólo nosotros somos dueños de la correcta elección, escuchemos la voz de nuestro interior, nos ayudará a replantear nuestros objetivos.

La Valla de la Sabiduría es el silencio… (Avot 3:13)