•  
  •  

Origen del Tarot

El Tarot – Los origenes

El libro de Thot es el libro sagrado de los antiguos egipcios está formado por 78 laminas de oro y, además, compuesto por símbolos y jeroglíficos de aquella antigua cultura en la que predominaba el estudio y la práctica de la sabiduría a través del alma. Thot, Dios mitológico, se encontraba representado dentro de este sagrado libro como una figura humana y cabeza de Ibis, un ser híbrido que engrandecía al conocimiento de todo los demás.

Es el suizo, Court de Gébelin que, en 1781 señala a este libro, libro del tarot, divididos en ocho volúmenes, donde se explica de forma extensa sus orígenes, en la antigua religión del valle del Nilo, y analiza a los arcanos a través de simbólicas representaciones originales del antiguo Egipto. Fueron introducidos en Europa a través de viajeros gitanos. Los ocultistas del siglo XIX, Eliphas levi y Papus, continuaron las ideas de Gébelin y dieron una traducción adivinatoria y teosófica del Tarot. Relacionaron conexiones entre los veintidós arcanos mayores y las veintidós letras del alfabeto hebreo, y dieron al Tarot las especulaciones de la cábala.

La cartas del Tarot, representadas por arcanos, presentan situaciones y estados de ánimo que el ser humano atraviesa en la vida. Lo importante está en la interpretación, teniendo en cuenta el previo estudio además de necesitar ciertos niveles de espiritualidad, variables en cada lector.

Una Visión Moderna del Tarot
La versión popular sobre los libros del Tarot narra siempre una visión poco clara de todos aquellas personas que se dedican a comprender y entender estos fenómenos. Desde hace siglos las críticas no han sido muy alentadoras para su estudio; debido a la persecución durante la Época Medieval por reyes y religiones que se sentían vulnerables frente al poder del Tarot.

Pero que queremos decir con ¿Espiritualidad?, sabemos que el hombre desde sus inicios ha mantenido siempre una estrecha relación con lo divino. Ya las primeras culturas en el mundo supieron mantener este vínculo, mostrando agradecimiento y respeto frente a ellas; dividieron al cuerpo en materia y alma, equilibrando además en el periodo de vida, las doctrinas con sus vivencias, es decir conexión entre teoría y práctica.

Quizás la escasa información del sector, es la principal causa de que el misterio de estas barajas, haya sido desprestigiado y confundido con temas tabús, atribuyendo bajos calificativos para esta noble profesión. Hoy en día, millones de personas utilizan el Tarot como herramienta de crecimiento personal.

Elementos, Tipos y Experiencias Reales con el Tarot

Elementos del tarot

Elementos básicos: Existen elementos imprescindibles en una baraja, como lo son las espadas (determina el pensamiento e inteligencia), los bastos (simbolizando la vida y el fuego), las copas (atribuido al amor y sentimientos) y los oros o pentáculos (relacionado con la naturaleza).

Ancestrales: Pese a la aparición de nuevas barajas con diseños sofisticados siempre mantienen la esencia de los elementos del Tarot. Pues sabemos, que el Tarot no es un juego de piezas intercambiables sino un esquema establecido pero moldeable.

Tipos del Tarot

Existe una gran cantidad de barajas, cada una de ellas siempre íntimamente relacionada con el investigador o estudioso.

Tarot de Marsella: Data de 1700, se extendió por toda Europa, presenta dibujos medievales evidentes y sencillos de interpretar.

Tarot Visconti-Sforza: Es una de las barajas a importantes en cuanto a historia, se encontró custodiada por la familia Visconti-Sforza. Su valor es incalculable puesto que fueron una de las más antiguas encontradas en Italia, pintadas a mano con diseños en pan de oro.

Tarot de Carlos VI: Conforma uno de los Tarots más antiguos del mundo, creado a finales del siglo XV. Jacquemin Gringonneur, su artífice, las hizo por encargo de Odette, una amante del rey, para tenerlo entretenido en sus horas de ocio, actualmente son expuestas en la biblioteca nacional de París.

Tarot Siciliano: Se cree que su aparición data entre 1730 y 1740, contempla 78 cartas con nombres distintos.

Tarot de Minchiate: Este Tarot nació en el siglo XV y tiene la particularidad de representar en ellas a centauros y no caballos.

Tarot de Court de Gébelin: Es un Tarot que nació en círculos masónicos en el siglo XVII, posteriormente fue muy bien acogido en los mismos círculos y además esta baraja representa imágenes sagradas de la Biblia.

Tarot de Mantegna: También conocido como Cartas de Baldini, su autor fue Francesco del Cossa creado a mediados del siglo XVII en Italia. Se trata de un Tarot en el que figuran diferentes fases espirituales y, sus números que aparecen tanto en caracteres arábigo como romanos.

Tarot Etteilla: El peluquero Alliette Etteilla adaptó las teorías de Court de Gebelin y realizó una baraja de estilo egipcio en 1785.

Tarot de Oswald Wirth: Este estudioso tenía mucho prestigio en los círculos de ocultismo, mostró una interpretación simbólica de cada carta. Al cambiar las láminas del Tarot de Marsella publicó un Tarot propio en 1889.

Tarot de Papus: Gerard Encausse, conocido por el sobrenombre de Papus, en 1889 publicó el Tarot de los bohemios, más conocido por Tarot del Papus. Estudió medicina y extendió el ocultismo por Europa, creando un Tarot de estilo egipcio y alcanzó gran influencia en grupos de poder.

Tarot Céltico: Fue elaborado por Alan Borvo, tiene 72 láminas de las cuales 18 son arcanos mayores y tienen gran relación con el año céltico, que empiezan con la fiesta de Samain en el bosque de Nemeton.

Tarot de Waite: Fue desarrollado por el admirador de Levi y Papus en el siglo XVIII. Presentó un nuevo giro en cuanto al conocido Tarot de Marsella, adaptó nuevos elementos, como las letras hebreas.

Tarot de Falconnier: Fue editado en 1976 por Falconnier, estudioso de la quiromancia, la astrología, y las artes ocultas. Sustituyó las teorías de Court por un análisis profundo y nuevas imágenes obtenidas a través su investigación.

Historia Real de una Tarotista

Marie Anne Adelaida Lenormand
Nace en Alençon (Francia) el 27 de mayo de 1772, desarrolla esta afición desde muy pequeña, dedicándose posteriormente a esta su profesión, la cual le permitió obtener una clientela selecta muy cerca de los poderes franceses en pleno época napoleónica.
Escribió varios libros relacionados con lo oculto y el Tarot. Introdujo con mucha fuerza el tema de los oráculos, llegando a ser una de las más certeras y conocidas en toda la región.

Uno de sus mayores aciertos, lo realizó frente a Jean Baptiste Bernadotte, jefe del ejercito militar Francés desde 1780. Baptiste desde muy joven se inclinó por la vida militar, hizo su primer encuentro militar en la revolución francesa, y fue ascendiendo sucesivamente hasta llegar a brigadier de división de las tropas de Napoleón. Sus expectativas habían llegado lejos y a medida que avanzaba su lucha interna por el poder, no dudó en consultar a la famosa lectora del oráculo sobre sus futuros acuerdos mercantiles de su negocio, haciéndose pasar por comerciante.

Lenormad invita a Bernadotte a mezclar las barajas, con miedo divide en dos y Lernormand lo desenmascara asegurando que él no es ningún comerciante y que es un militante de alto poder. Baptiste extrañado continua y seguidamente lo saluda atentamente porque próximamente será un noble rey, con lo dicho se queda sin palabras, decide marcharse sin explicación y sin haber descubierto la última carta que vaticinaba su muerte. Posteriormente, pasados 3 años desde la caída de Napoleón en Francia, Jean Baptiste es nombrado Rey de Suecia y apodado Carlos XIV Juan de Suecia.

Tras su muerte se encontró un singular tatuaje en su cuerpo que decía: “Mort aux rois” (Muerte a los Reyes),se cree que fue realizado durante la Revolución Francesa. Esta noticia fue señalada como una anécdota y comentada por el propio Napoleón a un compañero suyo un día que salía del Ministerio de la Guerra. Le habló también del talento profético de la pitonisa y del físico de mademoiselle Lenormand: “Es una joven poco agraciada, pero con cierto atractivo; los ojos muy vivos y una actitud descuidada”.

¿Dónde está el hombre de los ojos azules, pelo rubio, piel blanca? El hombre que no puedo encontrar, debido a un estúpido hombre. ¿Dónde está el hombre que amo con mi corazón. Cuando la muerte se debe a mi amigo. No sé?.

Marie Ann, se posiciona como el símbolo más importante del estudio de la astrología y el oráculo, formando parte del grupo más selecto de astrólogos y Tarotistas de Francia de la época. Dentro de sus anécdotas tiene revelaciones verdaderamente sorprendentes, como la emperatriz Josefina, el Zar Alexander, Robespierre y Sant Justo, a quienes sucesivamente predijo la muerte. Fue tomada muchas veces como hechicera, y llevada infinidad de veces hasta la cárcel pero por poco tiempo. Se cree que su diario es custodiado probablemente en los archivos del Vaticano, enmarcado con pan de oro, llevando una escritura en francés que dice: “Críptica”. Algunas interpretaciones afirman que influyeron en el curso de la historia de europa occidental, tanto como el oráculo de Delfos captando la atención del mundo antiguo. Otra de sus lecturas que sorprenden es la lectura que hizo a la Reína Antonieta, quien mantuvo un romance con un joven campesino Pierre Devual, se extrae de la traducción del francés, dijo lo siguiente:

Murió en 1843 en París, dejando una decena de manuscritos sobre su majestuosa técnica para interpretar los designios del futuro. Posteriormente su apellido es utilizado en las conocidas “Cartas Lenormand”, realizadas y estructuradas por ella misma desde 1828, con un primer inicio de 56 cartas y posteriormente en 1840 rediseñadas y reducidas a 36. En la actualidad esta baraja se utiliza principalmente en Alemania.